miércoles, 1 de mayo de 2013

HELEN NO PUEDE DORMIR

Siempre he dicho que me molestan los fanatismos. No puedo entenderlos, porque para mi lo importante es la obra, el autor no me interesa. Y si se da el caso de que me interese, busco información disponible, pero de ahí a considerarlo un dios, nunca. Tampoco creo que todos los libros que publica un autor sean buenos. Pueden serlo, sí; pero no porque salgan de sus manos quiere decir que tengan el éxito asegurado por su calidad.

Y explico todo esto porque Marian Keyes es una autora que rompe mi norma. Excepto Bajo el edredón, que es una recopilación de artículos que no acabé de disfrutar, y su libro de repostería (que no lo he leído), sus novelas me encantan. Todas y cada una de ellas, sin excepción.

Las hermanas Walsh son cinco irlandesas nacidas de la mano de Marian. Para sus fans, son una más en la familia, sobre todo porque cada una tiene su propio libro. Maggie, Rachel, Hanna, Claire y Helen se cuelan en la vida del lector, o más bien permiten que el lector se cuelen en sus vidas. Crisis existenciales, problemas de pareja, de familia, de relaciones, de trabajo acompañan a las hermanas de distinta manera y en diferentes momentos de su vida.

Hasta ahora todas tenían su propia historia, excepto Helen. La pequeña de los Walsh, la olvidada y de la que menos sabíamos nos abre las puertas de su vida, que lejos de ser la locura que uno espera por lo poco que se sabía de ella, es una pequeña ventana al infierno.

Helen es una cabeza loca. Extravagante, atrevida, bocazas y muy independiente. Después de haber pasado por mil empleos y vocaciones, se mantiene en el último: es investigadora privada. Pero la crisis ha tocado a Irlanda y las mujeres ya no pagan por descubrir si son o no son cornudas, por lo que sin ingresos, el banco embarga el piso a Helen, y tiene que volver con sus padres.

Y es que los señores Walsh son un tanto peculiares. Después de haber criado a cinco hijas, disfrutan subsistiendo a tartas y magdalenas sin preocuparse de mucho más. Por otro lado está Artie, el novio de Helen, que lleva en su mochila tres hijos y una ex mujer un tanto invasiva.

Pero lo más importante, lo que más le toca al lector, es el drama personal de Helen: la depresión. La protagonista está hundida en un abismo negro del que no consigue salir, con un pie tocando tierra y el otro suspendido en el vacío. Y entonces llega Jay, el ex novio de Helen, que ahora es representante de los Ladzz, cuatro hombres de mediana edad que en su juventud fueron ídolos musicales y ahora Jay los ha rescatado del olvido para dar unos conciertos que prometen ser épicos. ¿El problema? Wayne, uno de sus componentes, ha desaparecido. Y Helen debe encontrarlo urgentemente, porque sin Wayne no hay conciertos, y sin conciertos… 

El hecho de tener algo que hacer salva un poco a Helen, pero encontrar a Wayne no es tan fácil, porque parece que hay más bien poca gente dispuesta a colaborar. El tiempo corre en su contra, y así, entre situaciones absurdas y rocambolescas, Helen intenta avanzar tanto en la búsqueda como en su propio descenso al infierno.

<<Ahí quería llegar yo. Las personas enferman, unas se curan y otras no. No importa que la enfermedad sea cáncer o depresión. A veces los fármacos funcionan, y a veces no. A veces los fármacos funcionan un tiempo y luego dejan de funcionar. A veces las terapias alternativas funcionan y a veces no. Y a veces te preguntas si las interferencias externas no influyen lo más mínimo, si las enfermedades son como las tormentas, si han de seguir su curso y dependiendo de lo robusta que seas, vivirás.>>

De forma increíblemente dura y tierna a la vez, Marian Keyes nos adentra en un problema tan grave como es la depresión. Y lo hace muy bien, porque sabe de lo que habla: la autora ha reconocido públicamente ser depresiva y alcohólica rehabilitada.

Los libros de Marian brillan por su realismo. En todos pone una parte de si misma y en todos toca temas delicados, preocupantes, cotidianos. Cosas que nos pueden pasar a todos: divorcios, rupturas, adicciones, soledad, confusión, ganas de escapar, necesidad de regresar. Mil cosas pero siempre acompañadas de cosas buenas, como esos amigos incondicionales, las parejas que funcionan, la familia, las risas compartidas, sentirse a gusto con un empleo, una copa de vino, un ramo de flores, una caja de bombones.

Las dos caras de la moneda siempre pasean juntas en estos libros y con Helen es exactamente igual. Pero con la maravilla que supone que la autora cada vez se supera y este libro es un claro ejemplo de ello. Con Helen, como con sus hermanas, se ríe, se llora, se piensa. Uno siente ganas de patearle el culo o de darle un abrazo. 

Dicen que este es el mejor libro de Marian, pero yo no estoy de acuerdo. En lo que a mi respecta, sus obras magnas hasta el momento son ¿Hay alguien ahí fuera?, Un canalla encantador y La estrella más brillante. Pero para gustos los colores, y este libro lo recomiendo, sin duda. Porque la depresión es algo que todos deberíamos conocer, tanto por si nos toca a nosotros como a un ser querido.

Bravo, Marian.


HELEN NO PUEDE DORMIR
-Marian Keyes-
Plaza & Jane Editores, 2013
PVP. 19,90€





·Blog : Conociendo a Marian Keyes (en español)

·Trailer: Helen no puede dormir.



martes, 30 de abril de 2013

TE LLEVARÉ A UN LUGAR DONDE TODO ES POSIBLE

Hace tres semanas, Alicia Layunta contactó conmigo ofreciéndome reseñar el nuevo libro de Laurent Gounelle: Te llevaré a un lugar donde todo es posible.

Y no me lo pensé. Porque si bien el final de su anterior novela (No me iré sin decirte adónde voy) me dejó un regusto amargo porque me pareció más bien malo, el resto de la novela me resultó digna de elogio y con una profundización psicológica maravillosa. Por lo que a los pocos días tenía el libro en casa, y aunque sólo son 283 páginas, a causa del trabajo no he podido leerlo a la velocidad que acostumbro. Pero por fin puedo reseñarlo.

Esta vez, Gounelle nos lleva a la selva de la mano de Sandro, un profesor universitario que lo deja todo para ir al Amazonas donde espera solucionar una cuenta pendiente con la vida y tal vez, paliar el dolor y derrotar a los fantasmas que no le permiten seguir adelante con su vida: la muerte de su esposa en esa selva.

Se adentra en la selva en busca de una tribu concreta junto con tres ex soldados, hombres violentos que han pasado su vida luchando y no ven más allá del dolor y el sufrimiento que pueden llegar a provocar. Haciendo de guías, guardaespaldas y si fuese necesario, de sicarios, los cuatro hombres llegan al corazón del Amazonas y acampan junto a la tribu a la espera de las ordenes de Sandro. Porque este hombre que no es más que un inmenso sufrimiento andante, tiene un objetivo: aniquilar a toda la tribu pero no de forma física, sino una destrucción lenta y metódica, exclusivamente psicológica.

Llegados a este punto, el lector se hace preguntas obligatorias, en mi caso en el siguiente orden: ¿qué motivo le lleva a Sandro a querer aniquilar a los indios? ¿Qué relación existe entre su difunta esposa y esa tribu? ¿Qué se pretende mostrar entre dos culturas tan distintas como son un hombre americano de clase media y un grupo de indios que viven de lo que la naturaleza les proporciona y nada más?

Probablemente surgen más preguntas, pero creo que esas son las más importantes y las que sin duda se van despejando a lo largo de la lectura. En general, tanto Sandro como los sicarios y los indios, el Amazonas y la naturaleza, me han parecido algo puramente simbólico.

Intentaré explicarlo sin spoilear ni destapar los hechos. Creo que todos diferenciaremos a Sandro y los indios de forma rápida: Sandro viene de una sociedad moderna, en la que manda el dinero, donde la distinción de clases, de sexos y bienes materiales marca la diferencia entre las personas. Sin embargo los indios son personas sencillas, muy puras, que viven de lo que la propia selva les proporciona, que conviven en armonía porque nadie es más que nadie y sobre todo, nadie tiene más que nadie. Al contrario que nosotros, ellos no entienden que alguien sea quien es por lo que posee, sino por su propia persona y sus actos para con los demás. Así que tenemos las dos caras de la moneda: la inocencia rota y la inocencia pura.

Y como tal, el plan de Sandro es aparentemente sencillo: si los indios son puros, están totalmente expuestos a la contaminación de su espíritu, sobre todo cuando no lo esperan ni lo ven venir.

La técnica psicológica es impresionante, pero no tanto como la conciencia que toma el lector mientras lee. Porque definitivamente, es imposible separar la propia conciencia de la lectura y en ocasiones resulta tan duro que yo tuve que dejar de leer y continuar un rato después.

No me ha convencido el escenario, y es que el “rollo” (siento mucho usar esta palabra, pero para mi es la más adecuada) que tienen los indios con la naturaleza me aburre soberanamente. Pienso que un ejemplo podrían ser los niños; un grupo de niños pequeños son tan puros como esos indios, pero entiendo que en conjunto, Gounelle se vale de muchas ventajas usando la selva como escenario.

No solo eso, sino la cantidad de personajes, tanto principales como secundarios consiguen transmitir distintas personalidades y por lo tanto distintas formas d  sufrir, ser feliz y enfrentar la adversidad. En general, ese pequeño estudio del ser humano y sus reacciones ante la vida me parece estupendo y muy interesante.

Respecto al lenguaje, es de los que siempre me han gustado: cercano, con una expresión que hace que todos podamos entender lo que hay entre líneas y nos permite profundizar y sentir con todos los personajes: los que sufren, los que ríen, los que agreden, los agredidos, los dolidos, los soñadores, los conciliadores, los que esperan, los que desesperan... El autor ha sido capaz de conseguir que el lector empatice con todos y se reconozca a si mismo en prácticamente todas las situaciones que surgen.

Con el final me ha ocurrido lo mismo que la última vez: no termina de gustarme, pero en la línea del misticismo de Gounelle, es mejor y más adecuado, aunque poco realista. Pero este tipo de detalles, cosas que saltan a la vista que no podrían suceder, ocurren durante toda la novela, y la mejor forma de pasarlos por alto es recordando que efectivamente, se trata de un libro.

Recomiendo leerlo porque es una pequeña cura de humildad y una gran ayuda para entender las actitudes extremas de algunas personas que nos rodean, así como las propias. Porque es un libro que saca lo mejor y lo peor del ser humano.

Y es que como dice mi padre, ni los malos son tan malos ni los buenos son tan buenos.

Muchas gracias, Alicia, por este regalo.




TE LLEVARÉ A UN LUGAR DONDE TODO ES POSIBLE
-Laurent Gounelle-
Editorial Planeta, año 2013
PVP. 18,90€



lunes, 29 de abril de 2013

Volver...

¿Qué decir? Desaparecí completamente del mapa. No dejé de leer, pero el cambio radical no solo de momento, sino de vida, me ha impedido dedicar tiempo al blog. Mentiría si dijese que pensé en abandonar y cerrar el chiringuito, pero no fui capaz. Tampoco quise entrar más en vuestros blogs, porque sufría. No pretendo dramatizar, espero que se entienda esa expresión.

Ahora que empiezo a asentarme me he obligado a volver, por mi, por el blog, por las sonrisas que me ha pintado en la cara, por los mensajes anónimos que me han ido llegando al correo preguntándome si me pasa algo, si tengo otro blog y en ese caso si podría poner la dirección. Gracias a quienes me han escrito diciéndome que algunas de mis reseñas les han motivado a leer ciertos libros que han disfrutado mucho. Gracias, mil veces gracias. Por esa luz, por esa ternura, por esos momentitos. Y perdonad por esas lecturas conjuntas olvidadas y de las que desaparecí, me hago la idea lo que puede llegar a doler y lo feo que resulta.

Todavía intento hacerme a la idea de volver y tengo un par de reseñas preparadas. Mañana subiré la primera, porque no quería reaparecer sin decir todo esto. Aun no sé si seré capaz de mantener abierta la opción de comentarios, porque tampoco sé si seré capaz de comentaros a vosotros a pesar de leeros. 

A muchos os sigo en Facebook, a otros os he perdido la pista, y aun así no se me olvidan muchas expresiones, muchas formas de alabar un libro. Supongo que hay cosas que no se olvidan.


miércoles, 12 de diciembre de 2012

CUANDO TODO CAMBIÓ


Gracias al aviso de una blogger a la que prometí mantener en el anonimato (y aunque esto sea dar pistas ¡me encantas!) conocí la promoción de Priceminister. En ella, daban a elegir varios libros que ponían a disposición de los bloggers con el fin de que los reseñásemos y así saber cuales son los mejor valorados este año. Por si no os suena, aquí os dejo su web: PriceMinister.

Tuve suerte y llegué a tiempo, y después de dudar entre Dos chicas de Shangai (Lisa See) y Cuando todo cambió (Donna Milner), por un golpe de intuición o esa chispita que nos dice “mejor leete este que el otro”, me decanté por el último.

El libro en principio tenía que estar reseñado el 30 de noviembre, pero por problemas logísticos, me llegó el 3 de diciembre y la nueva fecha era dos días después. No ha sido hasta hoy que he podido terminarlo, y voy a resumirlo en una palabra: maravilloso.

Cuando todo cambió es la historia de Natalie y su familia. Si bien la protagonista es la narradora, hay algunos pequeños capítulos que cambia la voz y en este caso es Nettie, su madre, la que nos cuenta algo, a veces provocando despiste y otras aclarándonos situaciones pero siempre dejando caer las respuestas, nunca concretando.

Una noche Natalie recibe la llamada de su hermano Boyer: su madre se está muriendo y pregunta por ella. Ambas mujeres, que tienen una relación complicada, llevan mucho tiempo sin verse. A partir de ese momento, Natalie emprende el viaje de vuelta a casa en el cual saltará de presente a pasado de manera que nos haga partícipes de su vida desde el verano que todo cambió hasta ahora.

Natalie Ward se crió en una granja de Canadá, muy cerca de la frontera con EEUU. La familia lleva una vida sencilla y feliz: tantos los padres de Natalie como sus tres hermanos mayores Boyer, Morgan y Carl, se dedican a la granja, además de ir al colegio. Su principal actividad es la producción y reparto de leche, y aunque eso no le proporciona momentos felices en el colegio a causa de su olor a leche y aromas de la granja, Natalie insiste en la felicidad familiar que disfrutaban.

Pero las cosas cambian el verano que Natalie cumple 16 años, porque llega un nuevo miembro a la granja: River, un joven que huye de Estados Unidos para no participar en la guerra de Vietnam y se queda con los Ward para trabajar con ellos en la granja. Así, se convierte en uno más de la familia, cuando algo se tuerce: Natalie se enamora de River, y él parece que también siente atracción por alguien… Pero las cosas nunca son como parecen y un mínimo gesto puede tener grandes consecuencias.

<<Toda la vida he intentado responderme a la pregunta de por qué hice lo que hice. Qué ridícula y necesitada parte de mi ser me hizo tomar una decisión tan estúpida. Pero no hay explicación racional posible.>>

Cuando todo cambió me ha cautivado. Es una novela que habla tanto de amor como de desamor, de aciertos y equivocaciones, de lazos rotos, de dolor, miedo, perdón y nuevas oportunidades. Me ha encantando la capacidad de autocrítica de la protagonista y otros personajes; la capacidad de la autora para plasmar actitudes y comportamientos horribles que no por ello dejan de ser humanos, fruto del miedo, del enfado o de la desesperación.

Se entrelazan momento durísimos con otros cargados de pequeños gestos de ternura que sin ser actos claros, se sobreentienden. El lenguaje sencillo, los diálogos constantes y fluidos  las perfectas descripciones tanto de lugar como de personas y situaciones convierten la narración en algo que atrapa al lector desde la primera línea. Tanto me atrapó a mi que no podía dejar de pensar en el libro cuando no lo tenía entre las manos.

Sencillamente, pasa a la lista de los mejores libros que he leído este año y que más he disfrutado. Desde aquí, muchísimas gracias a la Bloggera Anónima y a Priceminister por regalarme esta joya.


CUANDO TODO CAMBIÓ
-Donna Milner-
Ediciones Maeva, año 2012
PVP. 18,90€





lunes, 12 de noviembre de 2012

ME DESEÓ FELICES SUEÑOS

Una vez, en alguna entrada anterior, escribí sobre los libros que queremos o debemos leer. Hay algunos que queremos leerlos, sin más, porque el argumento nos parece bonito, porque somos incondicionales del autor, porque nos apetece algo de ese género y lo tenemos a mano... Mil cosas.

Y hay otros que debemos leerlos. Que desde que los conocemos, sabemos que para bien o para mal, debemos leerlos. Ya no se trata del querer, sino del deber. De un "algo" invisible que nos empuja, una convicción que nos asegura que ese libro debe pasar por nuestra vida por algún motivo concreto que terminará por ser de peso. Y lo sabremos antes o después, pero lo sabremos. 

Me deseó felices sueños tenía que llegarme. Lo supe cuando lo vi anunciado como próxima novedad, lo confirmé cuando en una librería me llevé un pequeño formato con sus primeras páginas, y hoy lo digo alto y claro: este libro merece la pena. 

Massimo es un niño de 9 años que el día de nochevieja pierde a su madre, el pilar de su vida. Sin darle explicaciones, motivos, cariño ni consuelo, su padre decide que los dos solos son suficientes para seguir adelante y no acepta ayuda ni caridad de sus amigos y parientes.

Los pocos amigos del matrimonio son apartados de su vida por su padre, y su tío, hermano pequeño de su madre, por diversos motivos termina por quedar fuera de juego como los demás. De esta forma, Massimo, sin nadie que responda a sus preguntas y sin nadie que le de cariño ni afecto, se crea una burbuja en la que vivir. Pero esa burbuja es inestable y amenaza con explotar cada día, porque al no tener ningún tipo de caricia, la rabia del niño crece de forma directamente proporcional a él.

<<No ser amado es un sentimiento terrible, pero no el más terrible. El más terrible es dejar de serlo.>>

Y así la niñez da paso a la adolescencia, y la adolescencia a la edad adulta, con una cosa inamovible en común: Massimo no atina con las mujeres. El hecho de no haber hablado jamás de la muerte de su madre con nadie y de no solo no haber recibido ayuda profesional, sino la represalia de los curas de su colegio, no facilitaron las cosas a un niño con carencias enormes, y eso, sumado a la rabia y el dolor que alberga por una herida que nunca sana, le convierte en una persona torpe, de forma muy triste, en el plano sentimental.

Con el tiempo Massimo comienza a encajar, no sin dolor, las piezas en su sitio. Acepta su carencia, busca explicación a sus actitudes y a base de experiencias y golpes, procura encontrar el camino de vuelta a casa, la forma de entender, perdonar y sanar.

<<Si quieres cambiar los efectos, cambia las causas. La vida responde. Siempre.>>

Con personas que entran en su vida, que salen por voluntad o por naturaleza, que se quedan o que él mismo expulsa, nos encontramos con un huérfano de madre que tras años de vida a oscuras, decide por fin buscar el interruptor que le devuelva la luz y le permita seguir con su vida.

En la contraportada hay una frase de Luciana Littizzetto que dice: <<Un libro brutal, que te rompe el corazón.>>

No podría estar más de acuerdo. Massimo, el autor, relata su historia en primera persona, con una sinceridad abrumadora. La desgracia de un niño de 9 años que pierde a su madre golpea al lector como una bofetada, para que a partir de ahí no pueda sino sentir como y con el propio Massimo. 

Para catalogar el final, voy a caer en la contradicción: es tan predecible como sorprendente. Me ha gustado mucho la capacidad de la narración para mantener al lector en vilo pero sacando conjeturas y barajando posibilidades. 

Me deseó felices sueños es un libro que hace SENTIR, en mayúsculas. Es una historia que duele, con la que uno no puede evitar estremecerse, a veces querer darle una patada en el trasero a Massimo por cabezón y otras un abrazo por su superación. Una novela sobre la pérdida, la marcha y el regreso de los seres queridos, la comunicación e incomunicación, el dolor, la búsqueda de uno mismo y por supuesto, la búsqueda de la felicidad.

Merece la pena leerla; hay que leerla, y estoy convencida de que no dejará a nadie indiferente.


ME DESEÓ FELICES SUEÑOS
-Massimo Gramellini-
Ediciones Destino, año 2012
PVP. 16,50€




·Para hojear sus primeras páginas, click aquí.



Libros que voy leyendo y Amin Maalouf

Mi debilidad por Lourdes no es ningún secreto, pero ha ido in crescendo desde que hace unos días tuvimos la oportunidad de conocernos en persona. (No me puedo creer que no se nos ocurriese sacarnos una foto...)

Así que, en mi línea de niña perdida en el blog, se ha encargado de darme un toque y avisarme del sorteo que se trae entre manos, y aquí estoy, anunciando a bombo y platillo que en el blog Libros que voy leyendo se sortean 5 ejemplares de LOS DESORIENTADOS, la esperada novela de Amin Maalouf.


Y como si 5 libros no fuesen suficientes, las bases del sorteo son de andar por casa, ¡más sencillas imposible! Pero para eso, nadie mejor que Lourdes para explicarlo, así que para ello, ¡click aquí!
El plazo es hasta el 2 de diciembre ¿os animáis?


(¡Lourdes, si me toca uno, lo quiero dedicado con Labanda!)



jueves, 8 de noviembre de 2012

EL DEVORADOR DE LIBROS

Creo que a estas alturas no habrá por la blogsfera literaria muchos que no sepan de este libro. Escrito por Rebecca Makkai y publicado por Maeva, El devorador de libros es un título que promete una novela por y para los apasionados de los libros. Y eso, para mi, fue motivo suficiente para querer leerlo.

Y cuando lo tenía encabezando La Lista, me lo regalaron. Así que aprovchando un viaje largo en autobús, lo leí con mis famosas expectativas disparadas. Y una vez más, se me fue de las manos.

Lucy Hull, una joven resignada a trabajar como bibliotecaria de libros infantiles en un remoto pueblo de Missouri, ayuda habitualmente a su lector preferido - Ian Drake, un niño de diez años obsesionado con la lectura - a escoger libros a escondidas de su madre, una mujer autoritaria que pasa por la censura todo lo que el niño quiere leer. La inercia existencial de Lucy la lleva a tener una vida de pocas emociones, hasta que se topa con un dilema moral cuando conoce el plan que ha preparado Ian para escapar del control de su madre.

Lucy es una joven con una familia un tanto particular. Hija única de un matrimonio de inmigrantes rusos, su padre es un personaje al que califico como un mafioso entrañable y que tiene un papel indirecto pero importante en la historia de la chica, aunque se da a conocer con cuentagotas, de forma perfectamente repartida a lo largo del libro. La chica, que se creía feliz y conforme con su vida de bibliotecaria, sin grandes (ni pequeñas) expectativas en la vida y sin pareja y apenas amigos, se da cuenta de que en la vida hay algo más cuando por accidente descubre que los padres de Ian están obligando al pequeño a acudir a ciertas actividades los fines de semana que son no solo poco éticas, sino vejatorias y degradantes.

Y cuando no sabía qué hacer ni cómo ayudar al niño, Ian le da la solución. Idea un plan para escapar de la tiranía de una madre que incluso le prohíbe leer la mayoría de los libros que él quiere, y de la forma más enrevesada, hace de Lucy su cómplice. De esta forma comienza una aventura que aunque está perfectamente novelizada, me parece más de guión de película que de libro.

Mi primer error: la historia no gira en torno a los libros como yo creía, sino que solo son el complemento adicional más importante. Están presentes en todas las páginas, puesto que Lucy es bibliotecaria y mientras la primera mitad de la historia transcurre en la biblioteca, en la otra se habla mucho de la misma y se mencionan muchos títulos de novelas conocidas.

Mi segundo error: el protagonista de la historia no es Ian, sino Lucy. A pesar de que la historia se centra en el plan del niño y sus motivos de huida, es Lucy quien narra en primera persona, sufre, padece, ejectua y actúa. Ian es el segundo de a bordo, el acompañante de Lucy en esta historia que viven juntos pero respetando un orden de protagonismo.

Rocambolesco es lo primero que se me viene a la cabeza, cosa que hasta me haría gracia si no fuese porque no es un libro de humor. Si bien la autora ha sabido repartir cierta ternura por todas las situaciones, me ha parecido todo tan exagerado, imposible y extraño que me ha impedido disfrutar de la lectura.

Lo que en principio puede ser una novela perfectamente creíble por las situaciones que se plantean en la primera mitad (una joven que tiene miedo al cambio y prefiere el conformismo, un niño con mucha imaginación y una mente abierta que su madre pretende cerrar y hacer de su hijo un ser a su imagen y semejanza) la cosa se desmadra en la segunda mitad. Tanto, que ni siquiera el final lo salva.

Además, y aunque me da mucha pena decirlo, creo que sobran muchas páginas. Hay muchos detalles que me han resultado tremendamente aburridos y demasiado largos o repetitivos que para más inri se nota mucho que son situaciones de relleno; tanto que terminé por cogerle manía a Ian y ganas de terminar el libro para perder de vista a Lucy, porque llegué a un punto en el que la lectura me parecía más un ensayo sobre la vida de la chica que una narración sobre una aventura vivida.

Respecto al lenguaje, ahí no tengo queja. Es sencillo, fresco, sin complicaciones, con mucho diálogos, una número perfecto de personajes que son perfectamente memorizables y en ningún momento hay opción al lío de nombres o relaciones. También tengo que destacar un punto positivo: se ahonda en temas muy interesantes como la propia personalidad y capacidad de superación o la imposición de los padres a los hijos y la dependencia al qué dirán; cosa que me ha gustado mucho y que creo que es lo que salva un poco el libro.

Ni lo recomiendo ni dejo de hacerlo. Estoy segura de que hay mucha gente que disfrutará de este libro, porque soy consciente de que la mayoría de los peros aquí expuestos son partiendo de mis opiniones y necesidades, las cuales para otras personas pueden ser un motivo de ventaja.

Así que, si por probar, a alguien le interesa echarle un vistazo, aquí dejo link de el primer capítulo.


EL DEVORADOR DE LIBROS
-Rebecca Makkai-
Ediciones Maeva, año 2012
PVP. 17,90€



·Web oficial de Rebecca Makkai.



jueves, 25 de octubre de 2012

ME ENCONTRARÁS EN EL FIN DEL MUNDO

Después del palazo que me llevé con La sonrisa de las mujeres, ni se me ocurrió pensar que Barreau publicaría más libros. Que lo hiciese sería lo lógico, siendo como ha sido un superventas, pero no lo esperaba tan pronto. 

Y esta vez también me pudieron las ganas. Esa ilusión sin base, no sé si por la portada, por el título (que me tiene enamorada), o por la esperanza de que el autor haya evolucionado y así mejorado la especie... Pero muy a mi pensar, en mi opinión, no lo ha hecho. 

El atractivo Jean-Luc Champollion es el propietario de una galería de arte en París. Acostumbrado a tener éxito con las mujeres, su única ambición es disfrutar de la vida en compañía de hermosas damas y de Cézanne, su adorado perro dálmata.

Un día, Jean-Luc recibe una misteriosa carta de amor... sin remitente. Intrigado, acepta el juego que le propone la desconocida y, sin pensárselo dos veces, inicia con ella una deliciosa correspondencia por e-mail.

Por supuesto, lo único que quiere es descubrir la identidad de esa mujer que tantos detalles conoce de su vida y a la que nunca ha visto en persona... ¿o tal vez sí?


La sinopsis respeta perfectamente el contenido sin desvelar nada, por lo que puedo tirar de ello. El libro me recuerda en conjunto enormemente a La sonrisa de las mujeres: el escenario es París, concretamente en los rincones más bellos de la ciudad. Los restaurantes acogedores están siempre presentes, aunque si bien en este libro no tienen tanto protagonismo, no dejan de ser un punto de encuentro muy concurrido. 

La belleza en general se nota que es la debilidad del autor: procura transmitirla en cada página. Los personajes, tanto hombres como mujeres, están retratados como personas con un físico muy agraciado; el arte y sus expresiones de belleza son un pilar y el juego de cartas de amor está cargado de palabras bonitas. No existe un solo rincón en el que se halle ordinariez, fealdad o sencillez. Es más, para mi indignación  hay un momento en el que el protagonista pone en duda la belleza de su escritora desconocida, y le preocupa el grado de fealdad que pueda tener... 

Jean-Luc es el típico hombre guapo, independiente, con dinero y mujeriego. No es el clásico don Juan que va ligando como si le fuese la vida en ello; más bien es un hombre guapo y atrayente que no rechaza la compañía femenina cuando surge, cosa que ocurre muy a menudo. Este soltero de oro se hizo de adolescente la promesa de no escribir cartas de amor nunca más, después de llevarse su primera decepción amorosa.

Y es en ese momento cuando recibe la carta de esa misteriosa mujer que tan bien parece conocerle. Lo que al principio parece un juego, comienza a obsesionar a Jean-Luc, de manera que todo gira en torno a descubrir quién es ella, mientras que de manera previsible, se va enamorando.

Hay varios personajes secundarios que tristemente, carecen de peso. Los personajes masculinos son complementarios, de relleno; mientras que las mujeres asumen una mayor importancia porque todas y cada una de ellas podrían ser la misteriosa escritora de cartas y el lector tiende a jugar al detective: esta sí, esta no, esta podría ser...

No es hasta la última página cuando el lector descubre realmente quién es ella; y digo realmente porque al igual que el otro libro, este es extremadamente previsible. Si el lector pone la suficiente atención a los detalles, es realmente sencillo saber casi desde el principio quien es ella, con muy muy muy pocas posibilidades de equivocarse. 

Si bien la lectura es muy ágil, con un lenguaje cercano, bonito y con un gran enganche, Barreau vuelve a fallar en el punto que tanto me decepcionó con La sonrisa de las mujeres: el final es muy flojo, muy peliculero, y valga la redundancia: muy previsible. 

Sí lo recomiendo, como novela Kit-Kat, pero también recomiendo que la lectura sea sin grandes expectativas, porque esta novela es más digna de guión de película que de novela revolucionaria.


ME ENCONTRARÁS EN EL FIN DEL MUNDO
-Nicolas Barreau-
Editorial Espasa, año 2012
PVP. 19,90€




miércoles, 17 de octubre de 2012

Madrineando

Me ha costado un poco, pero al final me he unido a la iniciativa de Apadrina un blog. Para quien no la conozca, es una idea creada por las bloggers Silvia y Cotito, y se trata de que blogs con más de 100 seguidores apadrinen a otros que cuenten con una cifra de 0 a 99, de manera que todos nos vayamos conociendo un poco en la blogsfera.


Pues bien, en mi caso, me corresponde apadrinar un blog, así que os presento a todos a Cris, mi ahijada y dueña del precioso blog La biblioteca de los tesoros, que nació el 7 de julio de este año :)

¡Os invito a todos a conocerla!




lunes, 15 de octubre de 2012

EN EL CORAZÓN DEL BOSQUE

Cogí este libro de la biblioteca, pero no, no fue por la portada. Esta vez fue por el autor: John Boyne, escritor del famoso libro El niño con el pijama de rayas, que a pesar de leerlo casi obligada, luego no podía soltarlo y me encantó.

En honor a la verdad, no sabía que el irlandés habia sacado un nuevo libro, pero fue automático, acción-reacción: verlo-cogerlo. Y después, cogerlo-leerlo. Del tirón.

Noah tiene ocho años, una edad más que suficiente para haber acumulado más logros de los que él tiene, y para irse de casa. Así que una mañana, cuando en casa todos duermen y los perros aun no ladran, se marcha con lo puesto y sin mirar atrás.

Atraviese el bosque y llega a un pueblo que jamás habías visto. Con hambre y sin dinero, Noah decide buscar algo para comer, pero sus planes se tuercen y tiene que huir enseguida. Así, corriendo, llega a un tercer pueblo donde se queda ensimismado mirando un enorme árbol que crece ante la puerta de una casa muy extraña, en la que las ventanas están en cualquier parte y las esquinas no obedecen ninguna ley ni lógica.

Por si eso fuera poco, un perro y un burro se acercan a él y le cuentan todo lo que necesita saber sobre el hipnótico árbol y la casa, hasta que por fin, Noah se arma de valor y movido por la curiosidad y una necesidad imperativa, se adentra en la casa, que en realidad es una juguetería. Allí, entre miles de juguetes de madera, le recibe un anciano con el que simpatiza rápidamente. Allí, en ese rincón extraño perdido en medio de ninguna parte, el anciano le cuenta a Noah su vida. 

Grandes logros de los que estar orgulloso, grandes errores de los que sólo cabe arrepentirse y aprender la lección, segundas oportunidades, toma de decisiones, algunas de ellas irrevocables, la forma natural de tratar la vida y la muerte, paciencia y mucha ternura son los ingredientes mediante los cuales el anciano ayuda al pequeño a aclarar su situación y los motivos de su huida. 

Es una novela muy cortita, de 215 páginas, y ni una sola está libre de magia. Cuando empecé a leerlo, me quedé un poco extrañada. A pesar de que el estilo y la narración recuerdan mucho a El niño del pijama de rayas, hay algo distinto que al principio el lector no logra identificar. Creía que el libro no iba a gustarme mucho, pero por algún motivo, no era capaz de soltarlo. Unas páginas después, entendí cual era la distintición: la magia. 

Leer esta novela recuerda muchísimo a Alicia en el país de las maravillas. Pura magia y fantasía que no puede seguir adelante si el lector no se abre a una narración nueva a la que no está acostumbrado. Una vez aceptada la naturaleza de la historia, uno se adentra en un mundo maravilloso, donde la fantasía y la realidad van de la mano creando así situaciones que son tan cotidianas en el día a día como excepcionales e imposibles.

Es una lección de vida entre tapas, preciosa, con unos personajes de los que uno no puede evitar enamorarse y sonreir mucho, mucho, mucho. Aunque, si tengo que decir la verdad, también he llorado...

Totalmente en la línea de Boyne, con su característica sencillez y una rebosante ternura, este libro debería pasar por manos de todos: niños, jovenes y adultos.

No perdáis la oportunidad de leerlo, de corazón.


EN EL CORAZÓN DEL BOSQUE
-John Boyne-
Ediciones Salamandra, año 2012
PVP. 13,00€



·Web oficial de John Boyne.



 

miércoles, 10 de octubre de 2012

EL JARDÍN DE LOS HECHIZOS

El jardín de los hechizos tiene la sinopsis perfecta para engancharme sin pararme a pensar en lo que he leído, como si el hecho de que haya palabras en la contraportada fuese motivo suficiente para saber que tenía que leerlo. Sí o sí.

Las leyendas de Bascom, un pueblecito de Carolina del Norte, en Estados Unidos, nunca fallan: los hombres de la familia Hopkins se casan con mujeres más mayores, las Clark son buenas amantes y todas las Waverley tienen alguna rareza. Se rumorea incluso que el manzano de su jardín predice el futuro, y que las flores comestibles que allí crecen pueden producir misteriosos efectos en quienes las consumen (...)

Y va a ser que sí.

Aclarar de antemano que esta va a ser una reseña corta, porque el libro (para mi gusto) es corto, y porque considero que dar mucho detalle va a ser spoilear, directamente.

La casa de Claire Waverly es un sitio especial. Y tan especial es la casa como el manzano que hay en el jardin, al cual los habitantes del pueblo le atribuyen poderes mágicos: la persona que coma una de esas manzanas, podrá ver cual va a ser el acontecimiento más importante de su vida.

Claire vive sola. Su madre y su abuela ya fallecieron y circunstancialmente, no hay hombres en su familia. En el pueblo, la única Waverly que queda además de ella, es su prima Evanelle, una anciana como las hay pocas y precisamente por su apellido, con otro don que no pasa desapercibido. 

Por otro lado, está Sydney, la hermana de Claire, que un día se marchó del pueblo con la esperanza de no volver: su madre había fallecido ya y con su hermana no tenía buena relación. Y mientras que Claire lleva una vida tranquila y sin sobresaltos, viviendo sola y sacando adelante su negocio de catering, Sydney sufre en manos de un marido que es un auténtico animal.

Las circusntancias harán que las hermanas vuelvan a encontrarse bajo el manzano de las Waverly, y no solo ellas: la familia ha aumentado y comienzan a aparecer personas del pasado y otras nuevas que junto a la magia de la casa y el jardín, cambiarán radicalmente sus vidas.

El jardín de los hechizos es una historia familiar, pero que sobre todo, habla de las relaciones, los secretos, las equivocaciones, el perdón y las nuevas oportunidades. Precisamente por esos ingredientes, me parece de entrada un buen libro, pero que me cuesta reseñar sin destriparlo más de lo que creo que ya lo he hecho.

El lenguaje es el que me gusta a mi: extremadamente sencillo y cercano, con una agilidad que hace que el lector se deslice entre líneas sin darse cuenta. Transmite una cercanía muy reconfortante.

Empecé a leerlo pensando que sería un libro entretenido (vale, y porque me enamoró la portada... aprovecho para saludar a otra enferma de las portadas, Rebeca de Winter... ¡¡holaaaaaa!!) y el resultado es que no solo entretiene, sino que me ha parecido precioso. Esa es la palabra que se me viene a la cabeza, porque si bien no es una gran obra, tiene lecciones sencilla y verdaderamente útiles precisamente por los temas que toca.

Lo recomiendo a cualquiera, porque creo que aunque el lector no caiga en el sentimentalismo tanto o tan rápido como caigo yo, estoy segura de que le entretendrá mucho, y es que tiene un enganche que hace que a pesar de tener un desenlace un poco previsible, a mi me ha dolido acabarlo.


EL JARDÍN DE LOS HECHIZOS
-Sarah Addison Allen-
MR Ediciones, año 2012
PVP. 19,90€



·Web oficial de Sarah Addison Allen.



miércoles, 3 de octubre de 2012

ÉSTE ES MI LUGAR

Otro de mis hallazagos bibliotecarios y que como tantos otros, se vino conmigo por su portada. La verdad es que bien mirada, me recuerda a la típica portada de novela romántica estilo Nora Roberts o Danielle Steel, pero tanto verde y ese título me transmitieron cierto buen rollo (muy hippy todo) y en un par de días, lo leí.

Mona es una madre soltera y sobre todo, joven. A sus 31 años es madre de Oneida, una adolescente quinceañera con la que vive en la pensión de su propiedad en Ruby Falls, un pequeño y aburrido pueblo donde nunca pasa nada. Los huéspedes siempre son los mismos y la vida de madre e hija transcurre sin sobresaltos: Mona dedicándose a llevar la pensión y hacer pasteles y tartas de boda, y Oneida a sobrevivir al instituto donde es oficialmente la chica rara y friki.

Arthur y Amy son un matrimonio que viven en Los Ángeles. Él fotógrafo y ella metida en la industria del cine, viven tranquilos y sin prisas. Son sencillamente, una pareja feliz. Hasta que un día, Arthur recibe una llamada: Amy ha fallecido.

Deshecho y en shock, Arthur pone la casa patas arriba buscando "algo", hasta que encuentra una caja de zapatos llena de recuerdos de la vida de Amy: cosas que él identifica y recuerda... y cosas que no; entre ellas, una postal escrita 16 años antes por Amy y nunca enviada, dirigida a Mona Jones, de Ruby Falls. En pleno estado de rabia y confusión, Arthur deja todo atrás y coge un avión para plantarse en la Derby&Jones, la pensión de Mona, y descubrir una parte de Amy que hasta ahora, desconocía.

El encuentro de Arthur y Mona pone patas arriba sus respectivos mundos. Y como todo, tiene su efecto colateral: Oneida no se salva de que el mundo tal y como ella lo conoce, se tambalee y cambie completamente.

<<Mona estaba harta de luchar contra la naturaleza de Amy. Porque estaba en la naturaleza de Amy permanecer desconocida e incognoscible, del mismo modo que estaba en la naturaleza de Mona querer siempre más de lo que las personas eran capaces de darle.>>

Así, asistimos a la reconstrucción de no solo la vida de Amy, sino la de Mona y Arthur, por separado y para con Amy, y a la reconstruccion y construccion de Oneida como persona que empieza a despuntar. 

La trama, a mi ver, ligeramente previsible, no deja de enganchar por una gran dosis de ternura. Me gusta la magnífica descripción de los personajes y sus sentimientos: Arthur como un hombre destrozado y perdido, Mona como una mujer con un secreto y una gran carga a sus espaldas, Oneida como una joven adolescente con sus preocupaciones y cambios de personalidad; así como la difunta Amy, la cual, todo hay que decir, no me ha despertado ninguna simpatía...

La narración es magnífica, con una descripción muy buena: ni muy larga, ni muy corta, con los detalles justos y necesarios y un lenguaje fluido además de muy cercano. Con abundante diálogo (como a mi me gusta) y sobre todo, muy cercano.

En definitiva, es una novela muy bonita, sencilla, que a mi juicio no destaca especialmente pero de esas que da gusto leerlas y cuesta mucho soltarlas. 


ÉSTE ES MI LUGAR
-Kate Racculia-
Ediciones Salamandra, año 2012
PVP. 20,00€



·Web oficial de Kate Racculia.